fbpx

Ser Estudiante Indocumentado en Estados Unidos

Estudiante hispano sonriendo

Concluir los estudios es un logro muy importante en la vida de cualquier persona. En este artículo te contamos un poco sobre lo que implica ser estudiante con una complicada situación migratoria en Estados Unidos, así como algunas de las implicaciones económicas que esto representa.

Portar sobre tu nombre el título de “extranjero”, “inmigrante” o “indocumentado” es una gran responsabilidad, porque detrás de esas palabras se oculta una historia muy propia, tu historia, tus sueños, tus razones de haber llegado a un nuevo lugar para empezar una nueva vida.

Tomar esa gran decisión de partir sin mirar atrás es de valientes, y por supuesto, cada uno tiene sus razones para hacerlo, y la constante es siempre que la principal razón será por una mejor vida, ese es el motor que mueve a los migrantes, ir en busca de una mejor vida.

Apostarlo todo, no cualquier persona puede tomar una decisión así de importante y que tendrá repercusiones que cambiarán por completo el destino de sus vidas, no hay vuelta atrás una vez que lo consigues, es el reclamo al derecho de esa vida que creen merecer.

Es muy común ver a familias emigrar, y con ellos los niños, esos pequeños humanos que no tienen idea de lo que está sucediendo, van en la dirección en la que sus padres van, ellos no deciden, ellos están a disposición de las decisiones de sus cuidadores. Me pregunto, ¿Qué es de esos pequeños inmigrantes?

Llegan a un nuevo lugar y a lo mejor hacen nuevos amigos rápidamente como cualquier niño, el único interés para ellos es jugar. Son inocentes y puros, solo pueden pensar en satisfacer las necesidades más básicas, un niño no entiende las situaciones externas, pero si podrá distinguir entre el lugar anterior en el que solía vivir y este nuevo.

Los niños inmigrantes que llegan a Estados Unidos pueden sentirse afortunados de poder empezar con la construcción de la vida que sus padres quieren para ellos. Un padre inmigrante en Estados Unidos solo busca eso, una mejor calidad de vida para sus críos, mejores oportunidades y que con ello se consiga la felicidad de la vida.

No conozco a ningún padre o madre que no quiera lo mejor para sus hijos, uno es capaz de hacer lo que sea con tal de conseguir darles lo mejor a los hijos, y podemos equivocarnos, claro que sí, pero en ese proceso de búsqueda, casi siempre lo conseguimos.

Un niño inmigrante en Estados Unidos será un adulto algún día, irá a la escuela, y en el mejor de los casos, se formará profesionalmente, aquí la incógnita sería descubrir cómo es la vida estudiantil para los inmigrantes en este país.

Porque una cosa es muy cierta y segura, es que la vida estudiantil aquí es muy distinta que, en otros lugares, que ese lugar de origen, de donde vienen; al igual que sus padres, ellos deben adaptarse a este nuevo entorno, a las nuevas costumbres, a las nuevas normas sociales, todo, absolutamente todo, es nuevo para ellos.

No es fácil al inicio, y es que nunca lo es, pero a la vuelta de unos años ya se ven integrados a esta sociedad que les parecía ajena y extraña. Ya han dejado de extrañar el pasado, y ya se aprendió a vivir en ese presente, ahora viene lo mejor de todo, la vida estudiantil y la toma de decisiones de lo que va a determinar el resto de sus vidas, la profesión.

¿Cómo empezar a vivir este proceso universitario en Estados Unidos, siendo inmigrante?

Una vez que se cumple la edad adecuada para entrar a la universidad comienzas a trazar ese camino que determinará, tal vez, el resto de tu vida no es la decisión más sencilla, debería ser tomado con mucha seriedad.

Decidir qué carrera quieres estudiar es el momento más importante de la vida estudiantil, después de todos esos años de tareas, de sacrificar horas de juego, salidas los fines de semana con los amigos, todos los sacrificios de cualquier estudiante cobran sentido cuando se da el primer paso para la decisión final, entrar a la universidad adecuada para estudiar la carrera ideal.

En Estados Unidos existen una gran cantidad de programas estudiantiles para los alumnos indocumentados, que les permite asistir a una universidad para poderse preparar profesionalmente.

Antes que nada, es importante que quede claro que ser un inmigrante ilegal o indocumentado, no siempre es responsabilidad absoluta de la persona, por ejemplo, en el caso de los niños y jóvenes que son traídos a Estados Unidos por sus padres en un proceso de migración, el hecho de ser ilegales no significa que no tienen derecho a rehacer una vida en este nuevo lugar.

Llegar a la edad adulta ya es un mérito propio de estas personas que algún día atrás fueron pequeños y que dependían de las decisiones de mamá y papá ante dichas circunstancias, aquí lo importante y lo que se debería tomar en cuenta, son las decisiones que esa persona hoy adulta, toma con respecto a su vida, y mejor aún, su vida profesional.

La gran mayoría de la comunidad inmigrante que no cuenta con papeles en regla y que residen en Estados Unidos son, en su mayoría, jóvenes, es decir, un 80% de ellos cuentan con alrededor de 44 años o menos. Y se estima que hay poco más de 11 millones de indocumentados actualmente en el país.

Recordemos que actualmente los inmigrantes en Estados Unidos pagan alrededor de 12 millones de dólares anuales en impuestos, y esto representa una buena aportación a la economía, que se redistribuye por supuesto, para los servicios públicos, y que un poco injusto, no pueden gozar de los beneficios públicos que un nativo goza, sin embargo, pagan los impuestos completos.

En el caso de los estudiantes inmigrantes, si se les dejara pagar impuestos como una persona legal, seguro que la recaudación anual aumentaría, al mismo tiempo que se trataría de una inversión a futuro, pues evidentemente las personas que se están preparando en el ámbito profesional, más adelante brindarán sus servicios a la comunidad, gente de provecho, gente bien.

La mayoría de los estudiantes indocumentados en Estados Unidos, provienen del país vecino al sur, México, de Centroamérica, Sudamérica y Asia. En el caso los jóvenes que residen de manera legal en Estados Unidos, ya sea que llegan becados o no, muchos planean solo estudiar y volver, pero la mayoría en el proceso, encuentran mejores oportunidades y deciden quedarse e incluso hacer una vida ahí.

No todos los estados brindan los brazos abiertos a los estudiantes indocumentados en escuelas públicas, podemos mencionar el caso de Georgia, Carolina del Sur y Alabama, mejor que aquí ni lo intenten porque simplemente les cerrarán las puertas, pero descuiden, casi la gran mayoría del resto del territorio nacional sí recibe amistosamente a los estudiantes que cuentan un estatus inmigratorio como ilegal.

Los estudiantes deben de poner siempre de su parte, siempre una buena actitud ante las circunstancias escolares, y los estudiantes indocumentados mucho más, porque no tienen todo a favor, deben esforzarse a veces un poco más para ganarse ese lugar. Para fortuna, hay algunos estados que les ofrecen oportunidades como programas de apoyo para que se preparen profesionalmente.

En Estados Unidos existen 16 estados y un distrito que proporcionan matrícula estatal a los estudiantes indocumentados, esos 16 estados son Washington, Utah, Texas, Oregón, Nueva York, Nuevo México, Nueva Jersey, Nebraska, Minnesota, Maryland, Kansas, Illinois, Florida, Connecticut, Colorado, California y el Distrito de Columbia.

En estos 16 lugares se promulgaron leyes que permiten que los estudiantes indocumentados se puedan matricular, pero no es para todos, hay algunos requisitos que se deben cubrir para poder hacer uso de estos beneficios estudiantiles.

Y alrededor de 7 sistemas de universidades apoyan esta iniciativa ofreciendo las puertas abiertas a estudiantes indocumentados para que cursen una carrera ahí y posteriormente se titulen profesionalmente, estos 7 sistemas universitarios y estatales son: la Junta de Rhode Island de Gobernadores para la Educación Superior, los Regentes de Educación Superior de Oklahoma, la Junta de Regentes de Ohio, Junta de Regentes de la Universidad de Michigan, la Junta de Fideicomisarios de la Universidad de Maine, el Consejo de Educación Postsecundaria de Kentucky y la Junta de Regentes de la Universidad de Hawái.

En el caso de Delaware se consideró la opción, pero no se promulgó, sin embargo, dos universidades aquí, la Universidad de Delaware y Delaware Technical Community College, apoyan financieramente dentro del presupuesto estatal a los estudiantes indocumentados y se les permite, por ende, titularse.

Cada año en Estados Unidos se gradúan de la secundaria cerca de 65,000 alumnos indocumentados, pero de esa cantidad solo entre el 5 y 10% se titulan de la universidad. Es posible que la minoría se titule al final, debido a los obstáculos a los que se deben enfrentar siendo indocumentados, no se sabe exactamente por qué no todos llegan a recibirse en alguna carrera universitaria.

Tener una carrera profesional te abre las puertas en el mundo laboral, esto es bien sabido por todos, que cuanto más preparado estás, en el ámbito profesional, mayores son tus oportunidades de obtener un mejor empleo con mejores prestaciones y salario.

Afirma el Instituto de Políticas Públicas de Georgetown que en un futuro cercano (para el año 2020), el 65% de los empleos en Estados Unidos va a requerir que las vacantes se otorguen a los egresados de universidades, es decir, que cuenten con un titulo universitario, un titulo superior por supuesto, al de las escuelas preparatorias.

Pero las cifras también indican que para el año 2020 se le deberían agregar 5 millones de trabajadores para cubrir cifras favorables para los empleos en ese año. Por estas cifras es importante que los jóvenes se preparen académicamente hablando, y que los estudiantes indocumentados aprovechen los beneficios de los que pueden gozar para concretar sus estudios.

Rompiendo con los mitos

Dos estudiantes jovenes latinos, sosteniendo una banderita de Estados Unidos y sonriendo

Las personas que no cuentan con un estatus inmigratorio favorable viven con el constante temor de ser encontrados y deportados a sus países de origen, ese temor es entendible, porque con ello se truncan todos sus sueños, sus planes de vida ya están asentados aquí y retroceder es un lujo que no se pueden dar.

Lo que no saben es que está prohibido que las instituciones universitarias reporten a las autoridades migratorias sobre algún estudiante que cuente con calidad de indocumentado, ellos no están autorizados a reportarlos, por lo tanto, el joven no tiene nada de que temer para intentar ingresar a una universidad, esto no le traerá repercusiones, por el contrario, mejor que lo haga.

A pesar de que la ayuda financiera estatal no será una opción para continuar con sus estudios universitarios, existen algunas otras opciones financieras que pueden considerar para solventar sus gastos estudiantiles, Estados Unidos es un país que afortunadamente, ofrece muchas opciones financieras a través de becas, por ejemplo, préstamos de índole privada o subvenciones, todo sea por cumplir el sueño de culminar una carrera universitaria.

Hacer uso de alguna de las opciones anteriores es lo más común, y es lo más recomendable, ya que, siendo realistas, en esta vida todo tiene un costo, y de una u otra manera se deben solucionar los problemas ante los obstáculos que se opongan para concretar el sueño estudiantil, puede ser estresante, es entendible y normal, acarrear la deuda de un préstamo estudiantil, pero con el tiempo verá que vale la pena.

Si un estudiante ingresa a Estados Unidos de manera legal, con todos los permisos requeridos, y más adelante deseara convertirse en residente permanente, la green card es una opción de lo más lógica, pero un estudiante indocumentado no puede recurrir a esta opción, su situación es mucho más critica de lo esperado.

Actualmente, la ley en cuestiones de migración es indudablemente imposible que un estudiante indocumentado obtenga una green card, no solo eso, si llegasen a solicitar este beneficio corren el riesgo de ser deportados y no solo ellos, sino toda su familia corre el mismo riesgo, así que esto no es una opción, es por lo que se han tenido que ocultar durante tantos años.

Si pretenden realizar una solicitud para la green card lo que deben hace primero es salir del territorio estadounidense, y hacer dicha solicitud en algún consulado desde el extranjero, convenientemente el de su país o lugar de origen.

Bajo los mandatos de la ley migratoria, se pide que, si el solicitante ha vivido en Estados Unidos de manera ilegal por un periodo mayor a 6 meses, esto después de cumplidos los 18 años de edad, le será negado el reingreso al país en un periodo de 3 a 10 años aproximadamente. Y una vez que ha sido deportado, no es elegible para una green card.

Pero los estudiantes indocumentados podrían tener un ligero haz de esperanza, pues en 2012, el exmandatario estadounidense, Barack Obama, anuncia la Acción Diferida para los Llegados durante su Infancia, por medio del DACA, quienes sean estudiantes con situación de indocumentados no serán deportados sin una causa legal por dos años, este programa no garantiza un derecho a la green card, sin embargo, protege la residencia del estudiante indocumentado en el país norteamericano, es una manera de comprar tiempo.

En el congreso americano aún existen muchos legisladores que se preocupan por garantizar los derechos de los inmigrantes, un ejemplo de ello es la propuesta de ley Desarrollo, Socorro y Educación para los menores extranjeros, o por sus siglas en inglés “DREAM”, y vaya que de convertirse en una ley esta sería un verdadero “dream” para muchos indocumentados que sueñan con darle una mejor calidad de vida a sus hijos.

Si la propuesta de ley anteriormente mencionada se llegase a aprobar, se estarían materializando los sueños de las personas que buscaron en Estados Unidos un refugio, una nueva oportunidad para empezar una vida de calidad, y la lucha de la vida por brindarles a sus hijos una vida exitosa y hacer de ellos gente de bien.

No está de más mencionar algunos de los aspectos que engloban a la propuesta de ley DREAM; entre los requisitos encontramos que, contar con 35 años o menos para el momento en que esta sea aprobada, ser menor de los 16 años cuando se ingrese a Estados Unidos, haberse titulado en alguna universidad o bien contar con el diploma de bachillerato o bien contar con el examen de desarrollo de educación general (GED).

Actualmente la propuesta DREAM menciona que el proceso para obtener esa ciudadanía se demoraría unos 6 años aproximadamente y que inicialmente se daría una residencia permanente condicionada a los indocumentados que se hayan matriculado en una universidad o que sirven en el ejercito norteamericano, asistir a una universidad o ser parte de la Guardia Nacional podría conceder más adelante una residencia permanente, y entonces la ciudadanía sería más que un sueño, una realidad tangible.

Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)

Letrero de señalamiento que contiene la palabra DACA y unas estrellas de la bandera de Estados Unidos

Cuando el congreso americano dio un falló a la propuesta de ley DREAM, el aquel entonces mandatario, Obama, ordenó al Departamento de Seguridad Nacional que iniciara el programa DACA, el mismo que básicamente garantiza salvaguardar la estadía de los jóvenes indocumentados.

La fiscalía ante este programa puede sobre entender que, no pueden deportar a una persona que cumpla con los requisitos de la propuesta de ley DREAM, en este caso los estudiantes indocumentados califican en el programa DACA si:

  • Contaban con 31 años o menos del 15 de junio del 2012 en adelante
  • Han arribado a los Estados Unidos antes de los 16 años de edad
  • Residen en el país americano a partir del 15 de junio del 2007 en adelante
  • Residen en Estados Unidos y realizan una petición DACA a partir del 15 de junio del 2012
  • Son ilegales residiendo en Estados Unidos el 15 de junio del 2012
  • Actualmente estudian la secundaria, se graduaron de ella, u obtuvieron el GED
  • Son veteranos retirados con honores de la Guardia Costera o las Fuerzas Armadas
  • Contar con un historial limpio de delitos, no ser considerado un riesgo para la sociedad.

Apoyos para estudiar sí hay, pero ¿Qué hay del financiamiento?

Al fondo se ve la bandera de Estados Unidos y al frente de la imagen hay unos libros apilados, una toga y un diploma

Esta situación es muy interesante, ya que se trata de una inversión a mediano plazo, financiarse una carrera puede resultar complicado al inicio, pero viéndolo como una inversión a futuro, toma otro sentido, le da más valor al riesgo que se está tomando y hace que valga la pena.

Cerca del tercio de los inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos se encuentra debajo de la línea de pobreza, y la gran mayoría no cuentan con seguro social. Por lo tanto, el que quiera estudiar y no cuenta con la economía necesaria para solventar la carrera no puede solicitar un formulario Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes, (FAFSA), pues el SSN o seguro social es uno de los requisitos en ese formulario. Razón por la cual no pueden ser elegibles para un préstamo estudiantil ni cualquier apoyo que sea financiado por el gobierno federal.

Como lo vimos en un apartado al inicio de este artículo, hay 16 estados y una entidad federativa que sí proporcionan apoyo estatal a los estudiantes indocumentados, y para poder recibir los apoyos estatales y lograr titularse en alguna de las universidades se deben cumplir con ciertos requisitos.

No se pueden descartar los préstamos privados, que por supuesto, requerirán de un aval residente para que le pueda ser otorgado el préstamo, al igual, existen algunos estados que cuentan con leyes similares a la propuesta de ley DREAM y en estos casos los estudiantes indocumentados pueden recibir un apoyo institucional, o bien, existen las becas de índole privada.

No podemos descartar la Cuenta de Desarrollo Individual, (IDA), que se dispone para los hogares bajo el límite de pobreza, estas cuentas no son más que un tipo de cuentas de ahorro. Y suelen ser una muy buena opción para evitar excesos de intereses.

Lo más común también es recurrir a una beca, y las hay de diferentes maneras; existen instituciones privadas que por ende establecen sus propias reglas para brindar el apoyo financiero a los indocumentados que desean continuar sus estudios, otorgando becas estudiantiles y similares para los estudiantes.

Ya que los estudiantes indocumentados no pueden disponer del beneficio de FAFSA, lo ideal es que pidan asesoría en las oficinas del área financiera de la escuela a la que pertenecen antes de solicitar algún tipo de ayuda, para determinar el tipo de ayuda del que pueden hacer uso.

Muy importante y que no se debería pasar por alto, si una institución universitaria informa a las autoridades sobre el estatus ilegal de un estudiante indocumentado, está actuando en contra de la ley, porque no tienen permitido hacerlo.

Ya terminé mi carrera profesional, ahora, ¿Qué hago con mi deuda?

Mujer graduada con cara de preocupación por las deudas estudiantiles tras su graduación, y sostiene un fajo de billetes en su mano

Estados Unidos es uno de los países con un sistema tributario verdaderamente complejo, por si no fuera suficiente, constantemente tiene ajuste a sus normas fiscales por lo que estarse actualizando es lo ideal, pero por supuesto, mejor aún, contratar ayuda profesional para que se encarguen de sus declaraciones es lo mejor.

Como anteriormente se menciona en este artículo, hay diferentes opciones que se pueden explorar para solventar los gastos universitarios, y poder concretar los estudios, y por supuesto, si usted es indocumentado y no puede aplicar para un apoyo federal por x o y razón, entonces podría hacer uso de un préstamo privado.

Pero antes que, de un paso tan importante, asegúrese que no se trata de un fraude o estafa, evite ser engañado, esto puede suceder y mejor que se asesore correctamente y de fuentes confiables antes de involucrarse en un engaño y sea estafado en el intento de concretar su sueño universitario.

Cuando usted opta por un préstamo privado le van a solicitar, dentro de los requisitos, un codeudor o aval, y revisarán su historial crediticio, basados en su historial de crédito se determinará el monto total que pueden ofrecerle como préstamo, y claro, algunos otros factores serán tomados en cuenta antes de hacerle llegar el dinero a sus manos.

Considere también que las tasas de interés en los prestamos privados tienen muchas variaciones, a diferencia de las tasas de interés de los prestamos estudiantiles federales, que tienen tasas fijas y más bajas, en comparación con los prestamos privados.

La mayoría de los prestamos privados le van a solicitar saldar la deuda mientras usted aún se encuentra cursando la carrera, usted puede verse en una situación muy estresante, es entendible, pero si tuvo que recurrir al préstamo debió ser porque realmente lo necesitaba, así que antes que tome la decisión, considere muy bien las opciones. Tampoco se espante, esto es de lo más común, ya que siendo indocumentado a veces no queda otra alternativa.

 Posiblemente le den opciones de consolidación, esto va a depender de la agencia o persona que esté ofreciéndole el préstamo, pero lo habitual es que exista un cobro por ello. También es posible que le apliquen algún tipo de multa si paga por adelantado, a diferencia de un préstamo federal, en el que si usted quiere saldar la cuenta antes de tiempo no hay un cargo extra por el gesto.

Definitivamente un préstamo estudiantil de origen privado no le ofrecerá las opciones de hacer pagos de gracia ni mucho menos en pagos diferidos, a diferencia del préstamo estudiantil federal que en caso de que usted se atasque con los pagos le dan la opción de posponer de manera temporal el pago o bien le reducen el costo de los pagos.

Debe saber muy claramente que los prestamistas privados nunca ofrecen un perdón por la deuda, al contrario, si usted se llega a retrasar o no pudiera con los pagos ellos procederán de las maneras que hayan quedado estipuladas a la hora del préstamo, así que realmente sí es una decisión que se debe pensar dos veces, o bien, disciplinar muy bien sus gastos para que no se vea en los conflictos de no poder pagar dicha deuda.

Hay algunos consejos que le pueden servir para la hora de pedir un préstamo privado, por ejemplo, hay compañías prestamistas que le pedirán un pago adelantado de una consolidación, lo mejor es que trate de evitar este tipo de compañías, antes de aceptar asegure el entendimiento de las condiciones de dicho préstamo consolidado antes de aceptar la consolidación como tal.

También existen agencias de préstamos privados que ofrecen consolidar prestamos federales o incluso otro préstamo privado, a través de este nuevo préstamo, para que de esta manera se le reduzcan las mensualidades o la tasa de interés. Si este es su caso, nuestra recomendación es que no acepte tal proposición, ya que si, por ejemplo, usted debe un préstamo federal o incluso de otro privada, usted estaría perdiendo los beneficios y protecciones del préstamo original.

Costear una carrera universitaria en Estados Unidos no es nada barato, de hecho, es costoso y puede acarrear muchos problemas financieros a los jóvenes hasta después de haberse graduado, pueden no ver el fin de la deuda, y la desesperación hace que uno cometa errores.

Si incluso para los nativos del país resulta a veces muy costoso, no podemos imaginar lo complicado que resulta para los indocumentados estudiantes, ya que con las pocas opciones que tienen a la mano no les queda más que aceptar las consecuencias de la deuda, todo sea por poderse graduar y concluir un sueño más, uno de muchos.

No todas las agencias prestamistas manejan las mismas tasas de intereses ni las mismas reglas fiscales, cada una varía y se ajusta el préstamo de acuerdo con las posibilidades de usted, lo mejor que puede hacer, si ya está convencido de aceptar un préstamo, es informarse muy bien sobre los detalles que involucra dicho préstamo para evitar malos ratos y tragos amargos en un futuro, a la hora de realizar los pagos.

No cabe duda de que ser estudiante es difícil, pero ser estudiante e indocumentado aún más, las opciones son verdaderamente limitadas, tienen que hacer uso del último recurso al alcance que sería un préstamo privado, sin embargo, no todo es amargura, pues recordemos que hay algunos estados que ofrecen apoyos para los estudiantes indocumentados, así que, el préstamo privado es la ultima opción.

Pero siendo realistas, el apoyo de dos años que se ofrece en estados como California, no es suficiente, sin embargo, recurrir a un préstamo ya no es muy grave como si lo fuera en el caso de no contar con el apoyo mencionado. Asesórese muy bien antes de aceptar.

Llámenos al +1 (704) 243-6333 para obtener más información sobre cómo podemos ayudarlo a cumplir con sus responsabilidades fiscales, contáctenos por medio de nuestro website  o visítenos directamente en nuestra oficina 4801 E Independence Blvd, Charlotte, NC 28212 para una asesoría legal y profesional en cuestiones de deudas tributarias. Enriquezca su conocimiento al respecto de primera mano en el sitio oficial del IRS .

Dejar un comentario